Imprimir

Festival contra un desalojo

Se desarrollará hoy, a partir de las 19 horas, un festival contra el desalojo del edificio conocido como el toallero o la Casa Santa Cruz, ubicado en Santa Cruz 140, Parque Patricios.
Allí viven más de 100 familias desde 2006, 400 personas entre las que hay más de 130 niñas, niños y adolescentes. El Gobierno de la Ciudad les ofrece las soluciones precarias conocidas y la zozobra es mayor en medio de una crisis que ha aumentado los índices de pobreza. Los habitantes del edificio piden la postergación de la medida y soluciones definitivas a su situación.

 

La situación no es nueva. Las familias lucharon desde el mismo momento en que se instalaron en el
edificio de la fábrica de toallas, ex SELSA, primero para poder permanecer en el lugar y luego enfrentando diferentes instancias de desalojo. La quiebra de la textil viene de finales de la década del ‘90. Como muchas otras fábricas y comercios, esta quiebra se concretó después del 2001. En el invierno de 2006, el edificio que ocupa una manzana fue comenzado a reciclarse en vivienda por quienes lo ocupaban y aún lo ocupan. Cada familia tuvo que hacer numerosas reformas para levantar tanto la casa colectiva, en la que cohabitarían todos, como la individual. Hubo que construir cocinas y baños, poner paredes, colocar puertas, tender todo lo necesario como cañerías e instalaciones eléctricas para que el edificio fuera más que un techo, fuera una vivienda para cada una de las familias.
En el año 2010, fue subastado, y las familias que allí vivían intentaron obtener un crédito para comprarlo, pero no lo lograron. Con todos sus habitantes dentro, fue finalmente comprado por $1.550.000 pesos por Leonardo Ratuschny, quién inmediatamente inició un proceso judicial de desalojo. La ocupación de Ratuschny parecería ser esa, la de comprar edificios habitados a precio vil, para luego desalojarlos. De acuerdo a un informe del Observatorio de la Ciudad, su negocio principal ha sido la explotación de los hoteles familiares, vinculado también a la explotación de los más pobres. En abril de 2015, tuvieron el primer intento de desalojo, que fue resistido a partir de ahí año a año, hasta el día de hoy. Paralelamente, las familias continúan gestionando ante el Instituto de la Vivienda (IVC), algún tipo de crédito que les permita comprar el lugar, pero muchas de las vecinas que tienen a cargo estas gestiones señalan que en el IVC los funcionarios les aseguran que a duras penas pueden cubrir los créditos ya otorgados.
La respuesta de un festival que visibilice y permita juntar una moneda para los gastos judiciales tampoco es nueva. Hoy habrá nuevamente un festival en las puertas de Santa Cruz 140. La cita es a partir de las 19 horas.
HyC – Imagen: organizadores del festival

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd