En las comunas 11 y 15 ­
Villa Mitre -­ Santa Rita -­ Villa del Parque - Paternal

  •   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Vie 10 de Julio de 2020

Realizaron hisopados en La Carbonilla y son 33 los casos

Hasta el momento hay 33 personas confirmadas con coronavirus y se esperan los resultados de más testeos. Los casos son en su mayoría leves con alguno moderado y los afectados se encuentran en cuarentena en hoteles. Los y las trabajadoras de la salud se manejan dentro del barrio con el apoyo de las delegadas y están yendo casa por casa en el entorno directo de los infectados.

Mañana fría y soleada de martes. Susana Cárdenas, responsable del comedor Señor de los Milagros dentro de La Carbonilla acompaña a los trabajadores de la salud que junto a integrantes de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires hacen un recorrido casa por casa donde habitan quienes han estado en contacto estrecho con los infectados, que ya llegan a 33.
El dispositivo de detección demoró casi una semana en ponerse en marcha desde el 22 de mayo, momento en el que se confirmaron los cuatro primeros casos de coronavirus en el barrio,hasta el jueves 28.
Cárdenas explica que hay colaboración de la gente y que afortunadamente no se ha manifestado ningún caso grave. Más allá de los dos pacientes con síntomas moderados que estaban internados, uno en un sanatorio de una obra social y otro en el hospital Tornú, el resto cursa la cuarentena en hoteles, la mayoría contratados por el gobierno de la CABA.
Por su parte, Malena Dondo, vocera de la Defensoría del Pueblo, explicó a Hormigas y Cigarras que “No se armó un detectar como en otros barrios, sino que se está yendo a buscar los contactos estrechos y tres veces por día los trasladan hasta las unidades febriles de los hospitales, que es donde les hacen el testeo y evalúan la situación. Desde ahí se derivan a hoteles o a hospitales”.

De lo pandémico a lo endémico

Todo lo que afecta habitualmente a las villas se potencia en la pandemia y La Carbonilla no está exenta. Barrio nacido con el siglo, más joven que la mayoría de las villas de la ciudad, adolece de las mismas cosas, muchas de ellas elementales. Recordaremos que a esta altura del año pasado, dos sectores de la villa estaban sin agua y lograron que la repusieran después de dos meses de denuncias y manifestaciones públicas. Y cuando el agua volvió lo hizo hasta la periferia, hasta la puerta del barrio, en este caso perfectamente identificables sus cuatro entradas. Desde ahí hasta cada casa queda a cargo de las posibilidades de cada familia o como en La Carbonilla, de la organización que se hayan dado hacia adentro. Lo mismo ocurre con el resto de los servicios esenciales.

Al respecto, Malena Dondo señaló: “Hay barrios donde el gobierno de la Ciudad tiene iniciado un proceso de integración social y urbana y entonces tiene funcionando un equipo de trabajo de Desarrollo Humano y Hábitat ya desde hace algunos años. En esos barrios el trabajo con la población está mucho más organizado. En otros barrio, entre los que está La Carbonilla, eso no existía. Entonces, hay barrios donde hay mayor presencia, incluso de lo alimentario, y en otros está mucho más desorganizado y los circuitos no están claros y está padeciendo la población mucho más por la ausencia del ministerio. La Carbonilla no tiene un equipo de integración urbana abocado a ese barrio y entonces a nosotros, que veníamos trabajando desde hace años ahí en contacto con varios de los delegados, nos venían diciendo “Acá no están cumpliendo bien el aislamiento”. Y por otro lado, a partir de que apareció el primer caso, lo que son contactos estrechos no los están yendo a testear. Ocurre en el resto de la ciudad también. El tema es que en las villas la propagación es más rápida”

Dondo refuerza y confirma algunas de las caracterizaciones al mencionar que esta velocidad de transmisión en las villas tiene que ver con el hacinamiento en el que se vive y por el hecho de que algunos servicios elementales no están garantizados, como es el caso que mencionábamos del agua. “Van a decir que hay agua pero, primero, el agua no tiene la calidad misma que en el resto de la ciudad porque no está certificada por Aysa sino que son tendidos que hizo el gobierno o que hace la gente y por otro lado no hay presión suficiente. Entonces tenés viviendas que durante el día no tienen agua y la tienen solamente durante la noche. Ponen tachos para poder llenar para durante el día tener agua. Entonces, la principal herramienta que tenemos para combatir el virus, que es higienizarse no funciona”, reafirmó Dondo.
Desde los aspectos concretos del Covid-19 y las medidas que se están tomando en general, la población de La Carbonilla, después de casi una semana de aparecido el primer caso, se encuentra contenida, pero “Lo que son otros aspectos que son condicionantes de la salud, tales como alimentos, tales como agua, tales como ingresos, tales como todas esas cosas, no están contenidas”, afirmó Malena Dondo.
HyC

DMC Firewall is a Joomla Security extension!