En las comunas 11 y 15 ­
Villa Mitre -­ Santa Rita -­ Villa del Parque - Paternal

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Dom 19 de Mayo de 2019

Desde el 2 al 4 de marzo se despidió el barrio de Villa del Parque del Carnaval con el corso de los Pitucos. La sita fue en el mismo lugar de siempre, Cuenca entre Marcos Sastre y Baigorria. En el frente de la Plaza Aristóbulo del Valle y la vereda del colegio Virgen Niña se desplegaron los puestos con todo tipo de artesanías y comestibles. El escenario se armó sobre un viejo camión. Un techo improvisado de banderines marcaba el espacio para los bailarines de la murga. El resto lo hacían las vecinas y vecinos.

 

Momo, en la mitología griega, era la personificación del sarcasmo, las burlas y la agudeza irónica. Un espíritu de inculpación malintencionada y crítica justa o injusta, según donde nos paremos. No todos los carnavales en el mundo son auspiciados por tamaño dios, sí los del Río de la Plata.
Y esas miradas críticas estuvieron presentes este Carnaval tanto en el circuito oficial, como en el alternativo. Tal el caso de la fiesta que afortunadamente se reitera desde hace más de 20 años en Villa del Parque. El Carnaval de 1998 vio nacer a los Pitucos y desde entonces y a pulmón han sostenido, primero el derecho al Carnaval y a que se nos devolviera el feriado y luego, el circuito alternativo.
También este año se reiteró el apoyo de vecinas y vecinos que fueron multitud y completaron la fiesta con sus hijos e hijas.
Alternativo u oficial, los más chicos tienen su Carnaval aparte dado por el sustituto del viejo pomo con agua por la espuma, de la que, sin importar la edad, fue difícil mantenerse al margen.
Mucha gente distendida siguió atenta las letras de las murgas, el domingo iniciaron los impresentables de Flores, quienes se fueron en medio de una ovación.
Pero la nota del domingo la dio la Cumparsa, una agrupación de candombe estilo uruguayo que levantó el asfalto de Cuenca. Por casi una hora la cuadra vibró y nadie pudo estar quieto. Piano, chico y repique hicieron de lo suyo en una cuerda de tambores de alrededor de 15 integrantes, donde destacaba la presencia de mujeres. Una vez hecha la presentación, en el arranque casi en Baigorria, se abrió paso el cuerpo de baile que contagió alegría, con la “Mamá vieja” como personaje central.
Los Pitucos fueron esperados y cerraron la actividad. Se llevaron el agradecimiento del barrio.
El lunes, a la hora de pensar en cerrar el telón del circuito alternativo del Carnaval 2019 en esta parte de la ciudad, el clima se propuso contradecir el pronóstico y sumó un bello atardecer de verano a la fiesta popular.
HyC

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd