En las comunas 11 y 15 ­
Villa Mitre -­ Santa Rita -­ Villa del Parque - Paternal

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Lun 16 de Septiembre de 2019

A una semana del día en que “Nora Cortiñas operó la Radio Abierta de la RNMA”. Crónica de una nueva transmisión a 17 años de la Masacre de Avellaneda

Como  ya es costumbre, se realizó la transmisión de la RNMA en la Estación Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. El primer bloque contó con la presencia de Alberto Santillán, padre de Darío, Vanina Kostelki, hermana de Maxi, Pablo Pimentel, de APDH La Matanza quienes llevan la causa y Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

“Pero cuándo es eso”, preguntó mirando una foto del fanzine ‘26 de Junio. Fuego en el Puente Pueyrredón’.

“No sé, debe ser el 2004 ¡Estábamos haciendo la radio abierta de la RNMA!”

Hacer la radio abierta los 25 de junio es un trabajo militante. Militante en los términos más integrales de la palabra. Requiere mucho esfuerzo; querés que refleje todo aquello que pensás, que te atraviesa; lo hacés con esas personas con las que compartís ideales, reuniones, marchas;  lo organizás en los espacios que te quedan entre el laburo, el estudio, lxs amigxs, la casa; arrancás tarde y se entiende porque… todo lo anterior; y, a pesar de meterle toda la experiencia de muchos años, de haberle metido cabeza entre quienes hacemos comunicación todos los días, sale como sale por… todo lo anterior.

–¿Qué bloque es el mío? –preguntó una de las conductoras que no había dicho que iba a conducir pero como se había tomado el día en el laburo entonces quería sacarle todo el jugo posible.

–No hay orden. Cuando está toda la gente, sale –contestó la productora, siempre alguien tiene que tener todo el programa en la cabeza. –Ahora, la idea es que el compañero –señalando al músico que estaba sentado a la mesa –toque dos temas y salimos con Pablo Pimentel hablando sobre la causa, si las compañeras del encuentro plurinacional y de la campaña están podemos salir en el próximo bloque–. Sin mediar pausa, miró ese que sabe que le va a cumplir la tarea sin dar una disquisición sobre roles, jerarquías y autoridad –Che, buscá a Pablo y decile que sale en quince minutos.

–Dale. ¿Y si le decimos a Alberto también que venga? Si lo voy a buscar con Pimentel no puede decir que no –las estrategias de los productores a veces pueden ser viles.

Una compañera que se había incorporado hace poco a uno de los medios estaba apoyada contra la ventanilla de la boletería viendo como todo el mundo llegó, se enfrascó en sus tareas y no le dieron una. Darle la tarea de que consiga a Santillán era demasiada responsabilidad pero no decirle nada era que continué en la misma situación. Así, los dos salieron del hall de la estación en búsqueda de los entrevistados.

A metros de la entrada de la Estación, estaba Pablo Pimentel hablando con el compañero que horas después dirigió el acto de cierre.

–Quince minutos y arrancamos. Pensábamos decirle a Alberto que se sume a la mesa ¿Te parece? –le dijeron a Pimentel.

–Sí, por supuesto –el tono de “me acompañás a decirle porque si voy yo no me va a dar bola” no se entendió.

–¿Lo viste? –insistieron.

–Estaba por acá, se fue a sacar una foto con un grupo de Chaco –segunda derrota.ACÁ

Metiéndose por los distintos grupos de militantes, buscaban a Alberto ¡Cómo no encontrar tamaña inmensidad! Tenía sentido, había mucha gente y toda pegada entre sí por el frío. Finalmente, en el anfiteatro lo encontraron. Estaba junto a Leo, su hijo, hablando cada uno que se le acercaba a saludarlo. Esperaron a que termine de hablar y con un tono muy poco firme le dijeron que en quince minutos iba a empezar el bloque sobre la causa sin omitir el dato de que iba a estar Pimentel.

Media hora después de eso, les conductores recién se sentaban en la mesa porque “sale por acá, pero no sale por acá” según una de las operadoras señalando la consola, siempre algo falla. Quienes tenían la tarea de traer al entrevistado se miraron entre elles y salieron del hall en su búsqueda. No lo veían por ningún lado en el anfiteatro pero tenía que estar allí, en el panel estaba su hijo junto a María del Carmen Verdú y María Nahuel hablando sobre la represión en épocas de Macri. En una punta, del otro lado del anfiteatro al lado de Kari Diaz (para quienes no la tiene de nombre es la fotógrafa que siempre está al lado de Norita Cortiñas) estaba él, escuchando el panel. Había que interrumpirlo.

–Diez minutos y salimos –dijo el changarín.

–Dale, sí, ya voy –mostraba en su cara que esa frase no se estaba vinculando con ninguna de todas las cosas que le habían dicho en la última media hora.

–Estamos en el hall de la estación –y se le hizo la referencia en la cara.

Empezó la radio abierta con los dos temas que interpretó Lobo Cruz del Partido de los Poetas. En ese momento Alberto entra al hall y se para al lado de Pablo Pimentel, le deja su mochila y al ver que la guitarra seguía sonando volvió a salir.

–Vos quédate con la mochila –le dice la productora a Pimentel– si vuelve que no se la lleve que ya salimos.

Pablo, que antes que nada es un buen tipo, cuando  Alberto volvió por su mochila y la agarró del piso, intentó retenerla de un manotazo que se frenó porque la locura tiene límites. Segundos después ambos luchadores estaban sentados a la mesa junto a les conductores.

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd